Sa Caleta, un poblado fenicio en Ibiza

Esta población fenicia es un ejemplo del urbanismo de éstos en el mar Mediterráneo, y es que además consiste en la muestra más relevante del principio de la época en que se desarrolló la colonización de Pitussas por parte de los fenicios, dándose el origen de esta ciudad. Este poblado se considera desde el último año del siglo pasado, como Patrimonio de la Humanidad.

Hasta el final de la década de los 80 no se descubrió este poblado, por cuanto éste fue uno de los últimos yacimientos en ser excavados en Ibiza; se cree que los fenicios que se asentaron en la isla podían estar en la búsqueda de metales, y la fecha aproximada en que llegaron y fundaron este poblado es la mitad del siglo séptimo antes de Cristo. La población de este pequeño poblado llegó a ser de 300 personas que se desarrollaron durante unos 40 o 50 años en la isla. Este poblado está ubicado entre el Puig des Jondal y la playa llamada Codolar.  De hecho, llegó a ocupar 4 hectáreas de terreno, teniendo una diversidad de construcciones que la formaban, y es que una de las razones que ha convertido a esta pequeña población fenicia en patrimonio de la humanidad es el hecho de que se mezclaron distintos estilos arquitectónicos, convirtiéndose en una ciudad única en la cual predominaban las callejuelas muy estrechas, y la existencia de plazas bastante pequeñas que eran inconsistentes. Dentro del barrio sur de este poblado se puede observar esta diversidad mencionada, por cuanto está formado por 8 construcciones que varían formas y tamaños; además de que sus usos varían bastante, una de ellas se estima haya sido un almacén para poder guardar la extracción de sal de las salinas que existen en la isla.

El final de esta pequeña población llegó en el sexto siglo antes de Cristo, cuando sus pobladores se trasladaron en su totalidad hacia el lugar donde existe hoy en día la capital de Ibiza, en su bahía.