Monumentos de Menorca

En un principio se podría decir que las construcciones de data prehistórica en Menorca y Mallorca son muy similares. De las personas que originalmente poblaron estas zonas sólo se tienen restos de abrigos, y muestras del uso casual de cuevas naturales. Realmente, ha habido una total desaparición de las huellas de esta población, puesto que se solían construir chozas con ramajes y maderas, sin embargo, los poblamientos de Mallorca son de data mucho más antigua que los de Menorca, aunque se piensa que pudiese haber una población de ambas islas en simultáneo.

Los primeros pobladores de la especie humana en Menorca poblaron la isla en el tercer milenio Antes de Cristo. Estos primeros pobladores utilizaban el cobre, y también tenían especies domesticadas. Las personas que inicialmente poblaron esta isla vinieron desde la península trayendo con ellos el megalitismo, lo cual se puede apreciar por cuanto construyeron dólmenes con una finalidad de carácter funerario, al igual que en Mallorca, pero los de Menorca se han conservado de mejor manera.

En Menorca se construyeron navetas con fines de enterramiento, por lo cual las culturas de Mallorca y Menorca tienen diferencias aunque se hayan desarrollado de manera paralela. De esta manera, los talayots son unos monumentos que tienen la misma denominación en ambas islas pero que tienen diferencias consistentes tanto de tamaño, como forma y función. Además se encuentran los llamados poblados amurallados los cuales pueden alcanzar un rango de ciudad, como sucede en Menorca, también existen las taulas, que consisten en unos santuarios que se ven exclusivamente en la isla de Menorca, junto con más documentos que no se han encasillado en una sección, por su dificultad ya que tienen muchísimas diferencias unos con otros.

Esta riqueza arqueológica hace de Menorca un gran atractivo para muchos estudiosos de esta área del saber científico, y el estudio y análisis de estos monumentos es objeto de estudio de personas altamente reconocidas en la arqueología.