Mini cerebro de Neandertal está siendo diseñado a partir de ADN prehistórico

La arqueología como ciencia está avanzando a pasos descomunales. Lo que antes era un impedimento para los arqueólogos, hoy en día no supone nada más que una actividad cotidiana. Asimismo, lo que antes se creía imposible, hoy en día es totalmente posible y puede ser materializado para asuntos académicos. De esa forma, en la actualidad tenemos científicos trabajando en pro de la arqueología para crear la viva evidencia de la diferencia existente entre los humanos modernos y la humanidad prehistórica. La creación de un mini cerebro a partir del ADN de un Neandertal es un avance científico que actualmente se está llevando a cabo para dar herramientas contundentes a los arqueólogos en orden de demostrar la diferencia intelectual y social de los hombres de hoy en día y los hombres del pasado lejano.

Sabemos muy bien que las costumbres y la capacidad intelectual de los humanos modernos en comparación con los humanos prehistóricos, no son iguales y ni siquiera parecida hablando a grandes rasgos, pero alguna vez te has preguntado ¿por qué? ¿cuál es la diferencia biológica existente entre los humanos modernos y los humanos prehistórico? ¿es el cerebro la clave para entender y asimilar las conductas de los primeros humanos? ¿realmente, biológicamente hablando, son superiores los humanos modernos a los neandertales?

Todas esas y muchas más preguntan se han planteado los científicos, los arqueólogos y las personas comunes de la humanidad actual, tales como los fontaneros precios economicos. Pues la respuesta a todas esas preguntas supone un avance científico y tecnológico descomunal para la humanidad. Entender la diferencia entre los humanos del pasado y los humanos del presente, es la llave para un sinfín de oportunidades que presenta las ciencias biológicas.

El proyecto que hoy en día están llevando a cabo los científicos se basa en desarrollar organoides cerebrales a partir de células madres contendoras de ADN Neandertal, para de esa formar lograr confeccionar una réplica miniatura del cerebro de un humano prehistórico. Es un proyecto ambicioso, pero según las pruebas mostradas hasta ahora por la comunidad científica, es totalmente posible y más temprano que tarde tendremos más noticias acerca de esta gran investigación.

Dichos cerebros no son cerebros per se, pues no tienen la capacidad de pensar, imaginar o sentir, por lo que sus propósitos son netamente biológicos-arqueológicos y no psicológicos. Son muy similares a los cerebros adultos de un humano actual desde el punto de vista estético, pero no desde el punto de vista funcional.

Para más información acerca de este apasionante tópico, puedes buscar en el Instituto Max Planck de Antropología evolutiva, en Leipzig (Alemania), el cuál es el lugar donde la investigación se está desarrollando. Gray Camp es el principal artífice de este proyecto que pronto estará dando de qué hablar a todo el mundo.

Recuerda que la meta de este proyecto es entender cómo los humanos pasamos de vivir en un sistema de vida rudimentario y animal a construir sociedades complejas donde hoy convivimos con total naturalidad.