La ciudad romana de Pol-Léntia

Esta ciudad es la única del antiguo imperio romano que está abierta a visitas en la isla española de Mallorca. En las Islas Baleares, esta ciudad es la mayor muestra de construcción románica. En el año 123 antes de Cristo el emperador Quinto Metelo fundó esta ciudad cuyo nombre significa poder, anteriormente fue un poblado talayótico, y sobre éste se levantó esta ciudad. En sus inicios se creó constando de un núcleo bastante pequeño, y luego de la era imperial de Roma se agrandó la ciudad, construyéndose edificios públicos y mansiones, llegando a verse una expansión bastante amplia de la ciudad, contando con hasta doce hectáreas de extensión.

Esta ciudad se encuentra ubicada en el norte de la isla de Mallorca, teniendo un puerto a una distancia muy corta, lo cual hizo que canalizara un tráfico bastante intenso entre las dos penínsulas, la hispánica y la itálica. La posición geográfica que tenía facilitaba el crecimiento de la ciudad. Asimismo, en la ciudad se construyó el que fuese el primer faro erguido en esta isla, y aunque no se sabe la ubicación exacta donde fue construida, lo que sí se sabe, de acuerdo a documentos encontrados, es que se orientaba hacia la península itálica.

Luego de que cayera el imperio romano se empezó a ver una decadencia en la ciudad, desapareciendo como núcleo, pero albergando a habitantes incluso hasta la etapa del dominio musulmán.

A partir del año 190 se comenzaron excavaciones en Pol-léntia, y hasta día de hoy se siguen realizando; no toda la extensión puede ser visitada por la gente que llega de turismo, sino que se puede ver un fragmento no muy extenso de la muralla, también ver tres mansiones en ruinas, y contemplar una de las calles de esta ciudad. Asimismo, existe un teatro romano, que es el único actualmente conservado en las Baleares, el cual tiene una fecha de construcción del primer siglo después de Cristo, y en el cual se reunían hasta 1 mil personas.