Ibiza, mucho más que playas

Ibiza se asocia a la fiesta, la diversión y la playa. Pero esta isla es mucho más, es una isla con una larga y maravillosa historia de la que quedan restos a lo largo y ancho de su territorio. Aquellos que aprecian la arqueología encuentran en Ibiza un pequeño paraíso en el que pueden disfrutar de fantásticos yacimientos. Vamos a hacer un recorrido por algunos de ellos.

Comenzamos por el más conocido, por el yacimiento de Sa Caleta. Un yacimiento que nos muestra los restos del primer asentamiento fenicio en la isla, datado en el siglo VIII a.C. Toda una lección de historia en los restos de este poblado, con sus casas apiñadas, sus callejuelas y sus plazas.

De la época romana encontramos los restos del acueducto de S’Argamasa, una infraestructura de piedra de 300 metros de longitud y dos metros de altura. Construido en el siglo I, se utilizaba para llevar agua dulce desde una fuente a una piscifactoria.

En Ses Païsses de Cala d’Hort encontramos más restos de la época, en concreto de un asentamiento púnico-romano. Un yacimiento que permaneció habitado entre el siglo V a.C y el VII d.C. Aquí se pueden contemplar restos de viviendas, una necrópolis púnica y otra bizantina.

Mucho más antiguo es el tesoro que alberga la cueva de Ses Fontanelles, una colección de pinturas rupestres de la Edad del Bronce. Interesante por su significado y por la belleza del lugar en el que se encuentra la cueva, entre magníficos acantilados.

En Ses Torres d’en Lluc encontramos los restos de una fortaleza que aún no se han podido datar con exactitud, como tampoco se conoce bien cuál fue su función. Aquí se pueden contemplar los restos de dos torres y de la muralla que las unía.

Y no se puede abandonar Ibiza sin conocer la necrópolis y el museo de Puig des Molins. Hablamos del cementerio de la Ibiza antigua, un lugar en el que hay nada menos que tres mil tumbas excavadas en la roca. Un lugar fundamental para comprender la historia de la isla por la ingente cantidad de objetos que se han encontrado en la necrópolis, algunos de los cuales se exhiben en el museo, así como piezas halladas en los distintos yacimientos arqueológicos dela isla.