El yacimiento arqueológico de Son Fornés en Mallorca

El de Son Fornés es uno de los yacimientos tayolíticos más interesantes de la isla de Mallorca. Se cree que fue construido en el siglo X a.C. y que estuvo habitado hasta el siglo I de nuestra era. Un yacimiento de fácil acceso y abierto al público situado en el corazón de la isla, a apenas 2,5 kilómetros de Montuiri.

Un poblado en el que las excavaciones se iniciaron hace relativamente poco, apenas cuarenta años, pero han conseguido sacar a la luz, de momento dos talayots de planta circular, siete habitaciones y un fragmento de muralla. La visita es mucho más que interesante, ya que es posible conocer en profundidad las diversas épocas por las que pasó este asentamiento.

Sus fundadores eran ganaderos y labradores que vivían de los rebaños y de lo que recolectaban. Una sociedad cuya vida giraba en torno a edificios comunales representados por los talayots. Pero en este yacimiento se puede ver como la vida de sus habitantes evolucionó, al igual que en otras partes de las islas.

Tras un periodo de decadencia que se inició alrededor del siglo V a.C. Son Fornés resurge de la cenizas, pero lo haría de una manera diferente. Se abandonan los talayots y se sustituyen por santuarios, edificios en forma de herradura en torno a los cuales se articulan las calles del poblado.

Con la llegada de los romanos a la isla cambiaron usos y costumbres y Son Fornés se fue abandonando. No se saben las causas exactas, tal vez sus habitantes marcharon a poblaciones más importantes, lo que sí es cierto es que hacia el siglo II el poblado ya no tenía habitantes.

En cuanto a la visita, es posible contemplar un talayot de 17 metros de diámetro y otro de 12. En cuanto a las habitaciones, cuatro presentan planta irregular y tres rectangular, aunque su grado de conservación no es demasiado bueno, lo mismo que ocurre en el caso de la muralla. A pesar de ello, resulta una visita más que aconsejable.