¿De qué estaban hechos los talayots?

La cultura talayotica hace referencia a la civilización que corresponde a la edad de hierro y el bronce hasta la mitad del helénico y que existió en el segundo milenio antes de Cristo, su nombre a demás viene dado por las construcciones emblemáticas de la época que corresponden a las torres defensivas de los pueblos amurallados. La disolución y posterior evolución de este pueblo se vio muy marcada por sus costumbres internas y el contacto que tenían con el exterior.

El hombre de esta época se caracterizó por construir navetas de habitación, sepulcros e hipogeos de planta alargada, murallas defensivas, salas hipóstilas y todo esto dio origen al nombre de esta cultura.

Los talayots son las estructuras más emblemáticas de la época, consisten en una torre que podía llegar a medir hasta 9 metros, su forma era de tronco cónico y base redonda aunque también existían de planta cuadrada, algunos de ellos tienen columnas para sostener los pisos superiores.

La técnica que utilizaban para la construcción de los talayots se conoce como técnica ciclópea  y esta se caracteriza porque se utilizaban piedras de gran tamaño que eran encajadas en seco o sin cemento. Las alturas oscilan entre los 10 y 11 metros, poseen una sola entrada y al menos dos de sus paredes estaban orientadas hacia los solsticios. Estas piedras se encajaban en forma  escalonada para poder lograr conseguir la altura deseada y estaban adornados en bronce.

Este tipo de construcciones se conoce también como megalíticas, ya que se procede de las palabras grandes piedras, característica principal de estas estructuras. Esta época también fue reconocida en Europa donde se consiguieron muchas construcciones y evidencias de antiguos pueblos que utilizaban esta misma técnica, sin embargo los talayots representan en España los restos de una gran civilización que se encuentran en gran parte de ella ubicados normalmente en Mallorca y Menorca territorios en los que se extienden grandes restos de esta cultura.