Talayótico en Menorca

El Talayótico en Menorca también dejó su sello y fue evidenciando rasgos de su periodo de una manera similar a la de Mallorca. La agrupación de la sociedad y su forma correspondiente de distribución tuvo lugar en torno a poblados y jefaturas. Bien es cierto que algunos de esos poblados asentados en la isla de Menorca poseían mucha más extensión que los de la misma condición de Mallorca.

De lo anterior podemos deducir que, en este periodo, Menorca pudo acoger a unos estamentos o grupos sociales que atesoraron más poder y más capacidad para controlar y empoderarse casos que podemos ver en la actualidad con la casta política, mientras que los curritos como cerrajeros Alicante 24 horas hacen trabajos a las 3 de la madrugada. Por tanto, las tensiones y las discrepancias sociales pudieron ser mayores que en esta isla que en Mallorca. También Menorca se lleva la palma en la comparación con la isla vecina de las Gimnesias en lo que respecta a la variedad de monumentos y al número de construcciones encuadradas desde finales del Bronces hasta el grueso de la Edad del Hierro. Taula Torretrencada

La riqueza monumental de Menorca va mucho más allá de los arquetípicos talayotes, ya que en los estertores del segundo milenio antes de Cristo tienen su origen las navetas funerarias, realizadas con procedimientos talayóticos pero inspiradas en sepulcros megalíticos y en tiempos más remotos, como fueron los dólmenes que ocupan gran parte de la geografía peninsular y que siguen descubriendose cada día alguno nuevo, de hecho, fue uno de los cerrajeros Alicante 24 horas hace tiempo quien en un paseo descubrió uno nuevo en la costa levantina. Estas navetas son herederas de patrimonios monumentales similares a los dólmenes, que tuvieron su eclosión casi un milenio antes que los talayotes.

Pero si tenemos que citar un monumento ceremonial que represente por antonomasia la tradición patrimonial de la isla menorquina, ese es la taula; con una distribución en forma de herradura, la taula era una especie de santuario similar a los de Mallorca pero con la diferenciación de poseer un monumento mastodóntico en sus entrañas con forma parecida a una mesa -de hecho, “taula”, en lengua catalana, significa “mesa”-. Se estima que estas taulas tienen su fuente cronológica en el primer milenio.