NURAGHI, CADA VEZ MÁS PRESENTE

Cuando los turistas visitan Cerdeña, no pueden dejar de ver todo tipo de nuraghi a su alrededor. Pero ¿en qué consiste? Son muchas las preguntas y dudas al respecto. Expertos en arqueología ya han afirmado en numerosas ocasiones la relación que existe entre los nuraghi y las construcciones de las islas baleares. Pero vamos a poner en antecedentes a aquellos que desconozca la cultura nurágica.

NURAGHIEn primer lugar, la cultura nurágica tuvo origen y desarrollo en Cerdeña y se propagó por Córcega. La podríamos situar en la edad de bronce hasta el S.XII. Los nuraghis son las piezas de carácter megalítico que destaca por su tamaño y que a poco a poco se han ido convirtiendo en obras de gran valor. Las primeras fueron denominadas como protonuraghi y tiene un fuerte lazo de unión con la religión.

Entre sus numerosas funciones de los nuraghis, se encontraba la de intentar impedir la invasión. De ahí que todos ellos estuviesen en una posición privilegiada. Y eso además nos demuestra la importancia del comercio marítimo que había en la época.

Pero a partir de ahí podemos distinguir dos tipos de nuraghis: por un lado tholos y por otro corredor. Pero ¿para que servían? Hay muchos debates respecto a esto. Unos dicen que su función eras para las tumbas, otros para las casas o castillos donde vivían personalidades de gran renombre… Sea como fuere es impresionante y ha sido considerado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Los que han podido visitarla, han conocido a través de los guías turísticos, cómo vivían allí.  Hay más de 7000 nuraghis repartidos por toda Cerdeña.

Otras de las construcciones también visitadas es el nuraghe de Su Nuraxi de Barumini. También en Sassari nos encontramos con un nuraghi mucho más esplendoroso como era Santu Antine. Pero sin duda el que mejor se mantiene de todos es el de Serra Órrios en Dorgali.

A pesar de la llegada de los fenicios este tipo de cultura nunca llegó a su fin.

LA NECROPOLIS DE SON REAL

Hay ciertos lugares de Mallorca, que son totalmente desconocidos para los españoles. Uno de ellos es la necrópolis de Son Real. Es un cementerio formado por un gran número de tumbas en las que se reflejan la cultura talayótica. Algunos investigadores fechan esta necrópolis en la edad de hierro.

En ella podemos encontrar numerosas tumbas subterráneas con formas cuadradas y circulares. Con el paso del tiempo, algunas tumbas se han deteriorado, pero por suerte, se conserva más de una treintena. Pero en la necrópolis además de tumbas también se han encontrado objetos de gran valor.

Este lugar aunque no lo crean, adquiere una gran belleza por la zona en la que se encuentra situada. La necrópolis de Son Real se halla cerca del mar. Por eso este lugar es una parada obligada.

Arqueólogos que han analizado esta necrópolis han llegado a la conclusión de que era un cementerio para clases pudientes. Se ubica en la finca pública de Son Real pero más tarde fue adquirida por el Gobierno de las Islas Baleares para conservar y mantener esos descubrimientos arqueológicos. El acceso a este museo y a la finca es totalmente gratuito y está disponible durante todo el año para aquellos que se animen a visitarla.

Los que estén pensando en ir, hay rutas planificadas que os llevará a mostraros vistas impresionantes.

En la tradición, esta necrópolis era conocida como “Cementir dels Fenicis”. Algunos investigadores consideran que con el paso del tiempo esta necrópolis se dañará aún más por su proximidad al mar. Por ello han aconsejado las pocas sepulturas que se mantienen deberían estar resguardadas y expuestas en a algún Museo para que todas puedan disfrutar de esta maravilla.

La última noticia que tenemos sobre esta necrópolis fue del año pasado donde arqueólogos descubrieron restos humanos de más de 2500 años.

Ya lo decía la canción: “Será maravilloso viajar hasta Mallorca”.

LAS ISLAS PITIUSAS CON SABOR FENICIO

Son muy pocos los privilegiados que han tenido la oportunidad de visitar las Islas Pitiusas. Para aquellos que no lo sepan, principalmente están constituidas por dos islas: Ibiza y Formentera.

Los fenicios fueron los encargados de dar el nombre de islas baleares, a las islas de Mallorca y Menorca. Por el contrario, las islas Pitiusas fueron llamadas con el calificativo de “aibschm”, que significa “islas de pinos” en fenicio.

Además de los paisajes tan envidiables que no podemos dejar de mencionar, estas islas también posee herencia fenicia.

Según los libros de historiografía, en la isla Pitiusas había una ciudad llamada Ebusus. Los historiadores resaltaban que en ella vivía toda clase de bárbaros, entre los que encontraban también los fenicios. Éstos decidieron asentarse allí por su relevante posición estratégica.

Según las primeras constataciones, el primer asentamiento fenicio conocido en la isla fue Puig de Vila. Fue el lugar idóneo para la explotación agrícola. En torno al S.VII nació la primera ciudad del archipiélago balear, Dalt Vila. Llegó a convertirse en el centro del comercio en esa época.

Pero otros han dudado de que Puig de Vila fuera el primer asentamiento. Otros expertos consideran que el verdadero asentamiento fenicio fue Sa Caleta. Según los libros de historiografía, los fenicios fundaron este asentamiento para dedicarlo exclusivamente a la extracción de galena argentífera.

Uno de los lugares mejores conservados de esa cultura fenicia es la necrópolis Puig de Molins, que recibe muchísimas visitas cada día. Todo lo que se ha podido encontrar en este cementerio tiene algún tipo de herencia fenicia. Por desgracia no todas las tumbas se conservan porque alguno se encargó de expropiarla.

Otro asentamiento lo podemos encontrar en el parque Natural de Cala d´Hort y en la Torre des Savinar. Hay pruebas de que existía vida humana en el momento del establecimiento fenicio en la isla, pero tampoco hay prueba de ello.

LA HISTORIA DEL REINO DE MALLORCA

Mallorca no solo es uno de los destinos elegidos por los turistas en época de vacaciones sino que también es envidiada por su historia.

Los libros de historia sitúa la creación del Reino de Mallorca durante la Edad Media. En ese momento, Las islas Baleares estaban bajo el dominio musulmán hasta el S.XIII.

Durante esa época, en este reino se implantaron normativas para dejar claro cuáles era los derechos y deberes de cada uno. A su vez también se estaban produciendo grandes cambios en la estructura social. Incluso la propia ciudad experimentó cambios tras la ocupación cristiana.

escudioMallorca estaba siendo gobernada por Jaime I que estableció importantes medidas tanto a nivel jurídico como administrativo. El soberano creo la figura del lugarteniente que podría actuar como máximo dirigente si por cualquier razón él tenía que ausentarse por motivos profesionales o personales.

Con su abdicación, su hijo tomó el relevo y cambio este nombre por el de Gobernador.

Antes de su despedida el rey aragonés Jaime I anunció la publicación de la Carta de Franquesa. En esa Carta se escribieron 37 artículos estableciendo cuáles eran las principales características de la ciudad mallorquina. En ella se recogían los privilegios y las libertades que tenían en esa época los cristianos.

Entre los bienes públicos que podían manejar en esa época los ciudadanos se encontraban los bosques, las aguas terrestres, entre otros. Por su parte, la monarquía tenía en su poder el uso de las aguas estancadas.

Pero sin duda vivir en Mallorca suponía tener también ventajas fiscales. Un ejemplo es el peaje. Los habitantes no tenían por qué pagar ningún tipo de coste por las mercancías que se movían entre las Islas Baleares y territorios aragoneses.

Lo llamativo de esta época es que el monarca estuviese interesado en que todo el mundo fuese tratado por igual a nivel jurídico. Todos tenían derecho a acudir a los tribunales independientemente del estatus social del que procediese. No podemos decir lo mismo en la actualidad sobre algunos casos. Los medios de comunicación informan sobre casos mediáticos en los que los acusados son personas con gran poder, que no son ni enjuiciados ni tratados por igual.

Tras la muerte de Jaime I, el reino de Mallorca estaba gobernado por distintas clases sociales que buscaban únicamente beneficios económicos en vez de mantener esa identidad por la que tanto había luchado Jaime I.

Son muy pocos los que conocen la historia de las Isla Baleares durante la Edad Media. Ahora podrá disfrutar aún más de su encanto.

La Naveta des Tudons

La naveta es un tipo de construcción prehistórica menorquina que tenía fines funerarios y data de los años 750 y 1200 antes de Cristo, es una de las construcciones mejor conservadas de esa época y eran usadas como tumbas colectivas. Luego de su restauración se pudieron conseguir grandes restos arqueológicos e históricos, ya que se consiguieron dentro de las tumbas cuerpos de individuos, apliques de bronce, botones cerámica y hueso.

Este tipo de construcción solo se consigue en esta isla, es de técnica ciclópea que se refiere a piedras de mediano y gran tamaño encajadas en seco sin ningún tipo de cemento o engrudo. De su forma derivó su nombre ya que parece una nave invertida. En su interior se encuentra un corredor que lleva hacia una parte superior, una segunda puerta traslada hacia la parte inferior y el piso del medio está sostenido por losas que cumplen la función de viga.

Existe alrededor de esta obra un gran misticismo y un rico folklore que alimenta las tradiciones y cuentos orales de la comunidad, lo que además sirve de gran valor turístico, se cierne sobre la naveta una historia en la que dos jóvenes pretendían a una joven y ella no lograba decidirse, por lo que ambos se propusieron hacer un tarea de labor heroica y el que terminara primero sería el prometido de la doncella. Uno de ellos decidió construir la naveta y otro un pozo de agua, ambas tareas igual de complejas, cada uno emprendió su labor y al cabo de un tiempo ya al faltar una sola piedra para terminar la naveta el constructor de esta decide ir a ver cómo iba el pozo, para su sorpresa ambos habían terminado al mismo tiempo lo que lo llenó de ira y decidió lanzar sobre su amigo la piedra que cargaba, por lo cual la naveta nunca quedó terminada, es por esto que existe al lado el pozo de S’amador o de los enamorados. Lugar que es frecuentado por los turistas en su recorrido.

Actualmente es uno de los sitios de mayor atractivo turístico en Menorca ya que es considerado el icono antiguo mejor conservado de Europa, además que este está abierto al público para poder ser visitado.

La diferencia entre la arqueología insular y la peninsular

Durante un gran tiempo la arqueología era considerada un complemento de la historia, sin merecerle la importancia que tiene, ya que es la arqueología la que nos permite descubrir y reconstruir cómo fue nuestro pasado, cómo eran los modos de vidas, cómo eran nuestros antepasados, cuáles eran sus costumbres y esbozar los procesos evolutivos de cada especie o tribu.

aActualmente esta es una ciencia que tiene gran importancia en la sociedad ya que pueden interpretarse culturas y civilizaciones pasadas, permitiendo vincular el pasado y el presente para transmitir estos conocimientos hacia las nuevas generaciones y además preservar nuestro patrimonio.

Lo principal a tener en cuenta para iniciar esta diferenciación es la ubicación, la arqueología peninsular se sitúa la península ibérica, que fue poblada por musulmanes provenientes de África y estos dieron origen al mestizaje en la región. Este hecho hace predominante la cultura islámica donde esto se evidencia en los sepulcros que utilizaban y en rasgos de dentaduras modificadas a lo cerrajeros Elche propios de personas convertidas al islam, dentro de lo que son las costumbres y estilos de vida se encuentran que los traumatismos que sufrían y que se evidenciaban en los restos conseguidos los cuales reflejaban violencia interpersonal; por otra, parte se conoce según los cuerpos hallados que las personas en esta región podrían haber sufrido de lepra, tuberculosis y sinusitis.

En cuanto a la región insular, en las Islas Canarias los habitantes se agrupaban en poblados en los cuales predominaba la construcción de cabañas hechas con muros de piedra y techos cubiertos con ramas y lajas para protegerse de las lluvias. Su actividad económica principal era pastoril ya que dependían de la ganadería para subsistir, se evidencia que la agricultura no se desarrolló en mayor instancia aun cuando la isla era rica en muchos frutos. Desarrollaron la técnica del salado de las carnes ya que de esta manera las conservaban para largos periodos.

En cuanto a sus ritos sepulcrales se consiguieron rastros de momificación que se cree eran para las personas más relevantes en la comunidad, de resto utilizaban necrópolis en las que agrupaban varios cuerpos.

La romanización de las Islas Baleares

La fascinación por el futuro que tiene el ser humano es insaciable, pero a la hora de ir a la búsqueda de piezas, relatos, construcciones y cualquier cosa del pasado también existe una gran afición por parte de la humanidad por saber qué pasó, por qué ocurrió y muchas veces lo que más se busca saber es cómo pasó, una fase histórica muy importante de España tiene que ver con la invasión que realizó Roma a las Islas Baleares en el año 123 A,C., y la gran importancia que tuvo este acontecimiento o periodo histórico para la evolución de las Islas Baleares a través del paso del tiempo.

Transcurría el año 123 A.C. cuando pequeños barcos romanos llegaron a la isla de Mallorca con la intención de tomarla para incluirla como parte del gran Imperio Romano, desde ahí empieza la llamada romanización de las Baleares y todo lo que eso implica. Cuando Roma conquistaba un nuevo territorio se veía una imposición totalitaria de la cultura la cual fue más que evidente en las Baleares; se impuso el latín como lengua oficial en las Islas y se comenzó a convertir a la población hacia la religión Romana obligándose también a la población de las Baleares a rendir culto al emperador del momento.

La conquista de las Baleares significó para el Imperio Romano el dominio total del mediterráneo y un gran avance para el comercio entre sus provincias, gracias a la creación del puerto de la ciudad de Pollentia que se convertiría en uno de los puertos más importantes en el paso del mediterráneo para el Imperio.

Al ser un paso comercial importante a las Baleares llegaron grandes aristócratas y personas de poder en Roma, y esto significó creación de ciudades importantes y a su vez la creación en estas ciudades de edificios y construcciones a gran escala que hasta hoy siguen siendo maravillas del mundo, actualmente utilizadas para el turismo y el recordar histórico.

¿De qué estaban hechos los talayots?

La cultura talayotica hace referencia a la civilización que corresponde a la edad de hierro y el bronce hasta la mitad del helénico y que existió en el segundo milenio antes de Cristo, su nombre a demás viene dado por las construcciones emblemáticas de la época que corresponden a las torres defensivas de los pueblos amurallados. La disolución y posterior evolución de este pueblo se vio muy marcada por sus costumbres internas y el contacto que tenían con el exterior.

El hombre de esta época se caracterizó por construir navetas de habitación, sepulcros e hipogeos de planta alargada, murallas defensivas, salas hipóstilas y todo esto dio origen al nombre de esta cultura.

Los talayots son las estructuras más emblemáticas de la época, consisten en una torre que podía llegar a medir hasta 9 metros, su forma era de tronco cónico y base redonda aunque también existían de planta cuadrada, algunos de ellos tienen columnas para sostener los pisos superiores.

La técnica que utilizaban para la construcción de los talayots se conoce como técnica ciclópea  y esta se caracteriza porque se utilizaban piedras de gran tamaño que eran encajadas en seco o sin cemento. Las alturas oscilan entre los 10 y 11 metros, poseen una sola entrada y al menos dos de sus paredes estaban orientadas hacia los solsticios. Estas piedras se encajaban en forma  escalonada para poder lograr conseguir la altura deseada y estaban adornados en bronce.

Este tipo de construcciones se conoce también como megalíticas, ya que se procede de las palabras grandes piedras, característica principal de estas estructuras. Esta época también fue reconocida en Europa donde se consiguieron muchas construcciones y evidencias de antiguos pueblos que utilizaban esta misma técnica, sin embargo los talayots representan en España los restos de una gran civilización que se encuentran en gran parte de ella ubicados normalmente en Mallorca y Menorca territorios en los que se extienden grandes restos de esta cultura.