Monumentos de Menorca

En un principio se podría decir que las construcciones de data prehistórica en Menorca y Mallorca son muy similares. De las personas que originalmente poblaron estas zonas sólo se tienen restos de abrigos, y muestras del uso casual de cuevas naturales. Realmente, ha habido una total desaparición de las huellas de esta población, puesto que se solían construir chozas con ramajes y maderas, sin embargo, los poblamientos de Mallorca son de data mucho más antigua que los de Menorca, aunque se piensa que pudiese haber una población de ambas islas en simultáneo.

Los primeros pobladores de la especie humana en Menorca poblaron la isla en el tercer milenio Antes de Cristo. Estos primeros pobladores utilizaban el cobre, y también tenían especies domesticadas. Las personas que inicialmente poblaron esta isla vinieron desde la península trayendo con ellos el megalitismo, lo cual se puede apreciar por cuanto construyeron dólmenes con una finalidad de carácter funerario, al igual que en Mallorca, pero los de Menorca se han conservado de mejor manera.

En Menorca se construyeron navetas con fines de enterramiento, por lo cual las culturas de Mallorca y Menorca tienen diferencias aunque se hayan desarrollado de manera paralela. De esta manera, los talayots son unos monumentos que tienen la misma denominación en ambas islas pero que tienen diferencias consistentes tanto de tamaño, como forma y función. Además se encuentran los llamados poblados amurallados los cuales pueden alcanzar un rango de ciudad, como sucede en Menorca, también existen las taulas, que consisten en unos santuarios que se ven exclusivamente en la isla de Menorca, junto con más documentos que no se han encasillado en una sección, por su dificultad ya que tienen muchísimas diferencias unos con otros.

Esta riqueza arqueológica hace de Menorca un gran atractivo para muchos estudiosos de esta área del saber científico, y el estudio y análisis de estos monumentos es objeto de estudio de personas altamente reconocidas en la arqueología.

Talayótico en Menorca

El Talayótico en Menorca también dejó su sello y fue evidenciando rasgos de su periodo de una manera similar a la de Mallorca. La agrupación de la sociedad y su forma correspondiente de distribución tuvo lugar en torno a poblados y jefaturas. Bien es cierto que algunos de esos poblados asentados en la isla de Menorca poseían mucha más extensión que los de la misma condición de Mallorca.

De lo anterior podemos deducir que, en este periodo, Menorca pudo acoger a unos estamentos o grupos sociales que atesoraron más poder y más capacidad para controlar y empoderarse casos que podemos ver en la actualidad con la casta política, mientras que los curritos como cerrajeros Alicante 24 horas hacen trabajos a las 3 de la madrugada. Por tanto, las tensiones y las discrepancias sociales pudieron ser mayores que en esta isla que en Mallorca. También Menorca se lleva la palma en la comparación con la isla vecina de las Gimnesias en lo que respecta a la variedad de monumentos y al número de construcciones encuadradas desde finales del Bronces hasta el grueso de la Edad del Hierro. Taula Torretrencada

La riqueza monumental de Menorca va mucho más allá de los arquetípicos talayotes, ya que en los estertores del segundo milenio antes de Cristo tienen su origen las navetas funerarias, realizadas con procedimientos talayóticos pero inspiradas en sepulcros megalíticos y en tiempos más remotos, como fueron los dólmenes que ocupan gran parte de la geografía peninsular y que siguen descubriendose cada día alguno nuevo, de hecho, fue uno de los cerrajeros Alicante 24 horas hace tiempo quien en un paseo descubrió uno nuevo en la costa levantina. Estas navetas son herederas de patrimonios monumentales similares a los dólmenes, que tuvieron su eclosión casi un milenio antes que los talayotes.

Pero si tenemos que citar un monumento ceremonial que represente por antonomasia la tradición patrimonial de la isla menorquina, ese es la taula; con una distribución en forma de herradura, la taula era una especie de santuario similar a los de Mallorca pero con la diferenciación de poseer un monumento mastodóntico en sus entrañas con forma parecida a una mesa -de hecho, “taula”, en lengua catalana, significa “mesa”-. Se estima que estas taulas tienen su fuente cronológica en el primer milenio.

El parque de arqueología Puig de sa Morisca

Este parque tiene lugar en esta elevación montañosa pequeña, la cual está situada en Santa Ponsa, que es una locación turística, que se encuentra en Calviá, un municipio de Mallorca. Esta colina, desde el año dos mil dos, está preservada, considerada un parque arqueológico, el cual está abierto al público y previa adaptación por el gobierno de las Islas Baleares, en su consejería del turismo, convirtiéndose este parque en un gran atractivo de turismo, que tiene muchísimos visitantes al año en vista de que además, este parque forma una parte importante del llamado Paseo Calviá, que tiene una extensión de 35 hectáreas, considerándose un pulmón del municipio.

En este parque hay varios yacimientos de arqueología, y tiene restos de un talayote que tenía un diámetro de 9 kilómetros, con una planta de forma circular, y un portal en muy buen estado. Lo impresionante de este parque es que consta de 15 yacimientos en un radio de tan solo 10 kilómetros; desde la cumbre de esta montaña se tiene una vista panorámica bastante amplia, lo cual ofrece una explicación de por qué lo eligieron sus antiguos pobladores, tenía una ventaja estratégica considerable, ventaja que aumentaba considerablemente por cuanto está rodeado totalmente por un bosque de pinos, que aunque era pequeño brindaba protección extra.

El poblado existente en lo que hoy es este parque arqueológico estuvo habitado durante muchos años, exactamente desde la época talayótica hasta mil doscientos veintinueve, cuando Jaime I, el rey de ese momento, intentó arrebatar esta Isla a los llamados sarracenos; esto se puede ver porque los restos que se han encontrado en el parque son muy variados, incluyéndose un escudo de origen musulmán.

Este parque arqueológico ha brindado mucha información sobre el pasado de las Baleares, y sin duda seguirán descubriéndose cosas nuevas que traerán una visión nueva al respecto. Lo cierto es que la protección que tiene el área, con un turismo controlado, y siempre buscando sacarle el máximo provecho desde el punto de vista arqueológico brinda una tranquilidad al respecto.

La ciudad romana de Pol-Léntia

Esta ciudad es la única del antiguo imperio romano que está abierta a visitas en la isla española de Mallorca. En las Islas Baleares, esta ciudad es la mayor muestra de construcción románica. En el año 123 antes de Cristo el emperador Quinto Metelo fundó esta ciudad cuyo nombre significa poder, anteriormente fue un poblado talayótico, y sobre éste se levantó esta ciudad. En sus inicios se creó constando de un núcleo bastante pequeño, y luego de la era imperial de Roma se agrandó la ciudad, construyéndose edificios públicos y mansiones, llegando a verse una expansión bastante amplia de la ciudad, contando con hasta doce hectáreas de extensión.

Esta ciudad se encuentra ubicada en el norte de la isla de Mallorca, teniendo un puerto a una distancia muy corta, lo cual hizo que canalizara un tráfico bastante intenso entre las dos penínsulas, la hispánica y la itálica. La posición geográfica que tenía facilitaba el crecimiento de la ciudad. Asimismo, en la ciudad se construyó el que fuese el primer faro erguido en esta isla, y aunque no se sabe la ubicación exacta donde fue construida, lo que sí se sabe, de acuerdo a documentos encontrados, es que se orientaba hacia la península itálica.

Luego de que cayera el imperio romano se empezó a ver una decadencia en la ciudad, desapareciendo como núcleo, pero albergando a habitantes incluso hasta la etapa del dominio musulmán.

A partir del año 190 se comenzaron excavaciones en Pol-léntia, y hasta día de hoy se siguen realizando; no toda la extensión puede ser visitada por la gente que llega de turismo, sino que se puede ver un fragmento no muy extenso de la muralla, también ver tres mansiones en ruinas, y contemplar una de las calles de esta ciudad. Asimismo, existe un teatro romano, que es el único actualmente conservado en las Baleares, el cual tiene una fecha de construcción del primer siglo después de Cristo, y en el cual se reunían hasta 1 mil personas.

Cultura Talayótica

La cultura de los talayots o cultura talayótica es el nombre de la sociedad que convivía en las llamadas islas Gimnesias que corresponden en la actualidad con Mallorca, Menorca y el resto del Archipielago Balear.

Los Talayots están datados entre finales del II milenio antes de Cristo y el inicio del primero, muchos de ellos asociados a hipogeos de la Edad de Bronce, en la Isla de Mallorca están dispersos por toda ella y frecuentemente delimitaban los territorios entre poblados. Por su parte, en Menorca, los poblados son mucho más extensos que en Mallorca, lo que puede denotar una mayor influencia dentro de la isla, y dentro de las diferencias podemos observar dos tipos distintos de monumentos, las navetas; elementos de mismo uso que los dólmenes y las taulas, elementos ceremoniales, los más emblemáticos de la isla menorquina. Lo mejor de todos los descubrimientos de la cultura talayotica es que  se pudo ver un pedacito de ella ya que en Fitur han presentado este turismo como un turismo para cualquier persona, desde los menos pensativos, a los mas duchos en historia, una anécdota que nos dejó esta pasada edicion de Fitur fue la disertacion de uno de los cerrajeros Madrid economicos en colaboracion con cerrajeros Valencia sobre las culturas megaliticas en España y en especial en las islas Baleares.

Taula-Menorca

Las sociedades baleares de la época comenzó a tener un poder y eso quedaba patente en la creación de los elementos arquitectónicos que podemos observar hoy día en un conjunto monumental sin comparación. Eran sociedades centradas en la ganadería, puesto que los recursos de las islas eran muy limitados, sin embargo, eso no impidió que las propias islas se convirtieran en zona de paso y descanso en el futuro para distintos pueblos como romanos, cartagineses o en la actualidad, alemanes que necesitan recursos como los de desatascos Barcelona para desatascar las que lian en los hoteles, pero ese no es el tema que nos atañe.

A finales del cuarto milenio, los pueblos romanos y cartagineses se hicieron con el control del Mediterraneo y con las Guerras Púnicas en frente, la cultura talayótica fue desapareciendo. A todas las manifestaciones posteriores a la cultura del Talayot se les llamó cultura postalayotica o cultura balearica, nomenclatura dadas por historiadores clásicos.

Primeros pobladores Mallorca

Los primeros pobladores que llegaron a Mallorca lo hicieron en el tercer milenio antes de Cristo, justo en el marco de los albores de la Edad de Cobre. En los asentamientos, los humanos convivían con animales domésticos como las ovejas, las cabras o los cerdos. La ganadería, muy primitiva, se convirtió en el eje de sus actividades; mientras, el sustento alimenticio lo proporcionaba un animal característico de las Gimnesias, el Myotragus Balearicus, que era una especia de cabra diminuta al que daban caza los hombres.

En este primer tramo histórico de asentamientos en Mallorca y Menorca, la actividad monumental y patrimonial es prácticamente inexistente, ya que los materiales que los autóctonos emplearían serían madera y otros elementos parecidos. Más tarde, en el salto del tercer milenio al segundo, aparecieron como novedades más que reseñables la introducción de la cerámica campaniforme y la implementación de sepulcros megalíticos, a imagen y semejanza de los archiconocidos dólmenes. No hay pruebas que confirmen que este par de innovaciones vino de la mano de gentes ajenas a las baleares ni tampoco que aporten luz a quién podría ser el introductor.

dolmen mallorcadolmen valencia de alcantara

Menorca puede ofrecer a día de hoy al turista o al curioso que la viste más dólmenes que Mallorca, en donde sólo están registrados dos. La isla menorquina cuenta con una mejor conservación de estos conjuntos dolménicos, por lo que el impacto visual también es mayor. En Mallorca destaca Son Oleza, que es un pequeño conjunto de construcciones de piedra agrupadas de forma circular. De esta misma época, se han hallado cuchillos de sílex y trozos de cerámica campaniforme. En lo que al territorio mallorquín respecta, tienen también gran importancia las cuevas artificiales; estos hipogeos, como son conocidas las cuevas, responden a un periodo justamente inmediato a la consolidación de la fase talayótica. Posteriormente, y con motivo de las nuevas formas de enterramiento de la época, se crearían las necrópolis talayóticas.

las Islas Gimnesias

Mallorca y Menorca, denominadas como las Islas Gimnesias, vivieron la última fase de la protohistoria en lo que ha venido a llamarse cultura postalayótica. Esta etapa, posterior al periodo talayótico, es, a pesar de estar más cercana en el tiempo al presente, más desconocida y arcana que sus predecesoras.

La mera existencia de una cultura postalayótica, entendida como una manifestación con rasgos propios y diferenciables, ha estado incluso en duda hasta finales del siglo veinte, cuando los historiadores han reconocido finalmente su legitimidad. En torno al siglo quinto antes de Cristo se produce una inflexión en los poblados de Mallorca y Menorca, que, de forma radical y violenta, se marchan de los asentamientos de la etapa anterior. ibusim

La huida de estos poblados viene precedida de incendios en algunos casos. En esta era postalayótica se renuncia a la construcción de grandes monumentos, maniobra distintiva de tiempos anteriores. En cambio, se aboga por rehabilitar las ruinas y por recomponer construcciones que habían quedado en mal estado. Las viviendas talayóticas pasan a ser más complejas y a estar rodeadas por un patio en el que un pozo pequeño ejerce la función de almacenar agua u otros alimentos. La concepción del habitáculo se convierte en algo más pragmático y complejo.
La crisis de la ganadería, que había sido la principal actividad económica durante el periodo talayótico, afecta directamente a la etapa postalayótica. En este contexto, cerrajeros Barcelona, cercanos a la vecina Ibiza -llamada Ibussim en la época- ejerce una importante función como enclave comercial con el que relacionarse. Los intercambios comerciales de Mallorca y Menorca con Ibussim -ciudad púnica- desembocan en que la agricultura vuelva a introducirse en las Gimnesias. Podemos conocer esto gracias a las excavaciones que se han realizado en la zona día y noche, y decimos bien noche porque la ayuda de los electricistas Madrid baratos fue indispensable para iluminar la zona. Por ejemplo, en un barco púnico del litoral mallorquín fueron halladas algunas cepas de vid.

En este tiempo de cambios se produce la incorporación de habitantes de las Gimnesias al ejército de Cartago, donde desempeñan la tarea bélica de usar las hondas. Estos soldados se inscribían como mercenarios; como contraprestación, las ganancias las recibían en forma de vino y mujeres.

Yacimiento Closos de Can Gaiá

Este yacimiento de carácter arqueológico está ubicado en España, especialmente en Mallorca, en el poblado de Portocolom. Aparentemente durante la prehistoria las estructuras que se encuentran acá eran muy numerosas, y es que en los alrededores se pueden contemplar numerosos restos de los que se han identificado como muros de origen Ciclopco. La distribución de estas estructuras está dispersa, y se piensa que datan de unos 1700 años antes de Cristo, justo en los inicios de la llamada Edad de Bronce, este poblado formado de naviformes tuvo habitantes hasta el año 850 antes de Cristo; sin embargo hay evidencias de que ha habido una ocupación esporádica de esta población que hoy es una joya de la arqueología; entre otras, se puede destacar la utilización durante la famosa ocupación bizantina de las baleares.

Este yacimiento tiene unas características particulares, por cuanto tiene unas dimensiones amplias, y el acceso es bastante fácil, por lo cual se han podido realizar bastantes investigaciones. Los terrenos que rodean el yacimiento se caracterizan por la existencia de arcillas rojas, y es que el yacimiento está ubicado a menos de un kilómetro de la cosa. Se puede encontrar una pluviometría bastante reducida, lo cual es una estampa de su condición climática, este fenómeno trae como consecuencia que la vegetación que crece en el yacimiento cuenta con pocos pinos, y es que la mayoría de la vegetación de esta zona se ha visto destruida por los trabajos de tipo agrícola que se han realizaron hasta la mitad del siglo veinte en esta zona.

Sin duda este yacimiento que cuenta con 5 conjuntos arqueológicos es una joya de la arqueología que por su fácil acceso ha permitido una constante exploración he investigación. Ubicado en la Isla de Mallorca también es un considerable atractivo turístico de España, que atrae un público turístico distinto al comúnmente atraído a esta Isla. Durante muchos años se han llevado a cabo investigaciones que siguen brindando más y más detalles sobre este yacimiento.